1 Funeral de Ali

Breve descripción

A cada grupo se le da el siguiente texto y se le pide que muestre la participación de los/las involucrado/as de alguna manera en un papel rotafolio.

“Ali Wandaha había estado muy enfermo durante varias semanas, así que no fue una gran sorpresa cuando falleció un jueves por la noche. Sin embargo, la pérdida de su hijo fue un golpe devastador para la madre de Ali, la viuda Mariamu. Sus gritos se oyeron durante toda la noche y varios vecinos se unieron a ella en el lamento.

Al día siguiente, según la costumbre, Ali sería enterrado en el complejo familiar y se ofrecería un banquete a los afectados. A primera luz del día, el hijo de un vecino fue enviado a Wafula, el fabricante de ataúdes, que ya había preparado el ataúd para el entierro de Ali. Algunas de las mujeres vecinas ayudaron a preparar la comida, mientras que se envió a los niños y niñas a difundir la noticia a familiares y amigos en toda la parroquia y las aldeas aledañas. Al mediodía, una o dos de las mujeres habían asumido el papel de consolar a Mariamu, incapacitada por el dolor.

Un gran número de personas se reunieron para el funeral, se llamó a un viejo jeque para que lo oficiara, mientras que muchos de los hombres de la aldea, jóvenes y mayores, colaboraron llevando el ataúd a la tumba.

Tres de los familiares de Ali enviaron mensajes para avisar de que no podían asistir al funeral, pero enviaron dinero para ayudar a cubrir los gastos, y un tío no envió nada más que un mensaje. Algunas personas llegaron tarde y se fueron en cuanto terminaron de comer, mientras que otras se quedaron para ayudar a limpiar. Muchas de las mujeres que habían cocinado ayudaron a limpiar después de que los invitados se fueran. Dos mujeres permanecieron con Mariamu durante toda la noche siguiente”.

Los grupos comparten y debaten sus representaciones. En el debate, deben extraer diferentes tipos cualitativos y propósitos de participación, así como diferentes cantidades o grados de participación.